LOS RECUERDOS





Los recuerdos vienen solos, uno no los busca, ellos simplemente llegan, por un olor, un objeto, una textura, una voz, una música, cualquier cosa, por ínfima que sea, puede evocar un recuerdo.
Y yo recuerdo, mi primera infancia, esa etapa que viví con mis abuelos, el sabor del flan casero, las golosinas robadas en las siestas, el olorcito agradable del puro de mi abuelo, la voz de mi abuela llamándome a comer, el sonido de las chicharras en la plaza que se confundía con las voces de mis amigas de infancia.
Que feliz era, recibía tanto afecto, pero con los años me pregunte: ¿Por qué viví allí? ¿Por qué me llevaron lejos de mi familia? Y aun ahora me lo pregunto sin que nadie me de una respuesta y con el tiempo aprendí que ahí estaba mi falta de pertenencia, es que un día volví, ya habían pasado 6 años desde que había partido, y extrañaba mis habitaciones, el desayuno en la cama que mi abuelo Luis me llevaba, las travesuras que hacía en su negocio, la sirena de la fábrica que marcaba el momento en que mi abuelo Nando llegaba a casa. Todo eso extrañe, y me sentí rara y me siento rara, es difícil de explicar eso de la pertenencia, es que se siente que mis padres no son mis padres, mis hermanos no son mis hermanos, ese mundo en el que me encontré no era mi mundo.
Y extrañé y extraño a mis abuelos y en muchos momentos me gustaría que estuvieran para saber, si ellos, pueden explicarme, darme una respuesta.
Y ahora adulta, ya sin una familia a la cual pertenecer, cree la mía y en ella incluí a mis amigos y amigas y ahora si siento la pertenencia, pertenezco a un grupo de afectos que son míos.
Aún extraño esas viejas épocas y no puedo evitar una puntadita como espina en mi corazón, es que las respuestas no dadas pueden ser tan dolorosas como las verdades que no se quieren escuchar.
Y seguiré con mi duda: ¿porque estaba tan lejos de mi familia verdadera?


 
 
MENSAJE





Mi celular suena.
En la pantalla, letras. “Envía un mensaje así sabemos que estas bien”. Lo leo y lo releo. Vaya, vaya que ironía pienso. Más de un año sin saber de mi y ahora esto.
¿Es que no se dieron cuenta de la gran herida que produjeron?
¿Es que no piensan que ellos dejaron sola a su hija?
¿Es que ni por un minuto se les ocurrió llamar en vez de enviar ese mensaje?
¿Es que no se dieron cuenta que ahora ya todo está perdido y es tarde?
Es que, es que, es que…
Las preguntas inundan mi cabeza, mi corazón se encoje de dolor, mis ojos se llenan de lágrimas de impotencia. Muchas palabras invaden mi boca.
La herida nuevamente se abre y con ella todo el dolor vuelve, toda la historia, todas esas imágenes corren por mi mente, ¿es que esto seguirá siendo historia sin fin? ¿Es que así se prolongara mi maldita bendita vida?
Y yo te pregunto maldita bendita vida, ¿hasta cuándo te vas a empecinar en borrar mi sonrisa, vas a darme alguna vez un respiro más prolongado o tendré que seguir soportando el tener mis alegrías de a ratos?
Juré que no me iba a dejar vencer mas, que nadie tendría derecho a hacerme sufrir nuevamente, lo juré ¿te acordás maldita bendita vida? Fue en ese nefasto día en que me propuse que todo cambiaría.
Y lo vuelvo a jurar, nadie tendrá derecho a volverme  a lastimar.
Sigo mi camino, con el propósito de dejar atrás mi historia, llevaré solamente lo lindo, mi propia y hermosa familia, mis lindos recuerdos vividos, las bellas personas que me acompañan en el camino de la vida y hoy, ante tu nuevo golpe, solamente te digo maldita bendita vida ya no me vas a volver a lastimar.


 

 
BATALLA GANADA





Descubrí hoy que estoy en problemas, inmersa en mi mundo, buscando la forma de resolver las cosas, protestando por lo que me pasa, luchando contra mi interior, ese interior que en una parte no encuentra la paz, me di cuenta que estoy en un retorno.
Hoy me di cuenta, al salir, que el pánico, maldito pánico, se apoderó de mí.
Palpitaciones, manos sudorosas, las piernas flojas sin poder sostenerme, temblor total, pero decidida, lo mismo salí, sin mis pastillas milagrosas que me hacen llegar a lo imposible, deteniendo lo que mi cabeza, mandando montones de síntomas, planea.
Y salí, contra la voluntad de mi propia mente, salí y al volver la satisfacción me invadió.
¡¡Bien por mí!! Un nuevo día, una nueva batalla ganada a mi propia mente.
Te informo pánico que no me voy a dejar vencer fácilmente, voy a seguir luchando día a día contra vos y contra los planes de mi propia mente.


 

 
Y ACA ESTOY...





Y acá estoy, viviendo la vida, contando mi historia, preguntándome que mas me faltó, sintiéndome feliz por momentos triste por momentos, buscando el equilibrio que a veces no encuentro.
Llena de preguntas sin respuestas, tratando a veces de consolar mi propio dolor, ese dolor que trato de dejar pero que por ratos aparece y lastima. Dejo atrás el pasado pero siento que el pasado no  me puede dejar y decide volver, vuelve en otros hechos distintos pero que se hacen recuerdo de lo que ya fue.
Me complace seguir de pie y los momentos tristes están, nunca se irán,  pero sigo luchando contra ellos, seguiré hasta el final y sé que llegará el día en que todo cambiará, es lo que busco, ese cambio que definitivamente logre que mi alma tenga paz, que mi rostro tenga la sonrisa eterna.
Y acá estoy, haciéndome preguntas sin respuestas, buscando explicación a las cosas, ¿Por qué me pasó a mí? ¿Cómo pueden los padres dejar de relacionarse con sus hijos? ¿Por qué si la vida es linda a veces parece tan dura? ¿Cómo se puede fingir lo que no se siente? ¿Porqué el amor duele cuando no se siente recíproco? 
Y la respuesta parece ser una y única, es la vida, la vida que llena de experiencias, la vida  que enseña con el dolor, la misma vida que nos da las alegrías y que en definitiva buena o mala,  dolorosa o no es la que nos hace comprender que estamos vivos y que podemos hacer algo con eso.
Y ahora sí me convenzo que si todo eso me pasó algún sentido tenía y lo encuentro acá en el contar, esta es mi vida, de allí salí, con mis historias me formé, ella me hizo lo que soy, así, simplemente así, alegre y melancólica, con ideas propias, con pensamientos propios, así sin importarme lo que piensen, orgullosa de mi, orgullosa de lo que hice y fui, orgullosa de lo que hago y soy.

 


 
TE QUISE, TE QUIERO Y TE QUERRÉ





¿Se acuerdan hace unos años atrás cuando solamente nos preocupábamos por conseguir la figurita que le faltaba a nuestro álbum? ¿por decidir que pedir de regalo para navidad? ¿Por tener buenas notas para poder salir el sábado?  ¿Por pensar cómo iba a ser el próximo capítulo de la novela? ¿Por averiguar si ese chic@ gustaba de mi o no y cómo hacer para conquistarl@? Y pasaron los años y las preocupaciones cambiaron, las figuritas se transformaron en facturas guardadas como tesoros en una caja para acordarnos si se vencieron o no, ya no pedimos regalos para navidad, ahora los compramos y lo que pensamos todo el año es como juntar el dinero para hacerlo, las notas se transformaron en buenas asistencias, en buenas notas laborales, buenas referencias para lograr ya no salir sino mantenerse y en lo posible ascender, ya no pensamos en el próximo capítulo de la novela si no en el próximo capítulo de nuestras vidas, ahora no buscamos tanto conquistar a otros sino conquistar nuestras metas para transformarlas en logros. Así es nuestra vida ahora, vida de adultos y pensamos ¿porque tenía que crecer? ¿No podía quedarme siendo siempre niñ@?  No,  no podemos y es bueno crecer, es lindo porque a pesar de todo lo feo que la vida nos da también nos da alegrías, enseñanzas y es a eso que nos tenemos que aferrar.
¿Notaron que cuando nos encontramos con alguien ante la pregunta como estas? nadie dice ¡¡muy bien!! O  tengo problemas, pero lo importante es que ¡¡estoy vivo!!
Dejamos de expresar cariño, no le decimos a la gente te quise, te quiero y te querré, te quise cuando formaste parte de mi vida y nos reímos y jugamos juntos, te quiero porque cuando me acuerdo de vos en mi rostro se dibuja una sonrisa y te querré porque sé que siempre vas a estar en un lugar de mi corazón formando parte de mi vida.
Yo hice la prueba con algo, no, no les voy a vender nada jajaja,  en el peor momento de mi vida en vez de esperar los cariños de los demás fui yo a darlo, me solté y comencé a desparramar te quiero a todas las personas que quise, que quiero y que querré y de a poco el amor de mis amigos comenzó a volver hacia mí y fue la fuerza que me ayudo a salir adelante, a estar acá sentada escribiendo, fueron quienes volvieron a dibujar sonrisas en mi rostro.
Bueno,  entonces como a mí me pasó y lo disfruto y me ayuda a salir de mis bajones les propongo  " la campaña del te quise, te quiero y te querré"  y comencemos a desparramar amor, creo que eso nos está faltando, estamos aquí sumidos en nuestros problemas y nos olvidamos que la mejor cura para nuestros males es el amor.
Por eso yo cominzo ahora:
¡¡LOS QUISE, LOS QUIERO Y SIEMPRE LOS QUERRE!!!!!! ¡¡GRACIAS POR TODO LO QUE ME DIERON A LO LARGO DE MI VIDA!!


 


 
QUINCE AÑOS DESPUES





Recuerdo tiempos pasados. Afectos. Momentos vividos. Ratos compartidos.
Noches de guitarra cuando juntos cantábamos, películas alquiladas en la época del video casete, milanesas con papas fritas, cabalgatas en las sierras.
Aun recuerdo el día que para el sur te fuiste y casi no nos veíamos, es que ya era difícil compaginar las visitas y más de mil kilómetros ahora nos separan.
Y el tiempo paso y dejamos la adolescencia y un día nos volvimos a encontrar, vos sabias muy poco de mi yo muy poco de vos.
Mediante internet que hace posibles los reencuentros nos encontramos en el face, chateamos chateamos y nos dimos cuenta que nos extrañábamos mucho y que nos teníamos que ver.
Y así, quince años después, al fin un ómnibus arribo y bajaste vos, estabas igual, con tu enorme y hermosa sonrisa, los aires del sur te mantienen como adolescente, nos dimos un enorme abrazo, aun lo llevo conmigo, como para no conservarlo!!! Hermoso abrazo que espero quince años.
Y de nuevo nos reímos, en largas charlas entre cigarrillos y fernet.
Y nos contamos nuestras vidas, y los días fueron pocos, había tanto para hablar!!!!! Pero el tiempo pasa rápido y te volviste a ir, y nos volvimos a dar un abrazo interminable de despedida.
_ Nos vamos a volver a  ver primo? – pregunte yo con un nudo en la garganta
_ Claro que sí prima!!!!! – me contestaste vos mientras fuerte me abrazabas.
Y te fuiste, y apenas partiste mis ojos se llenaron de lagrimas, y te extrañe en ese preciso momento y aun hoy te extraño. 
Y ahora, aún en la distancia mi corazón esta junto al tuyo como única forma de ayudarte a mitigar el gran dolor que estas atravesando.
Maldita distancia que no me permite ir a fundirme con vos en ese abrazo que te es tan necesario.


 



 
Y SIGO...





Y sigo…
Sigo escribiendo, poniendo palabras en el papel, en las hojas de mi cuaderno rojo. Palabras que se acomodan en los renglones y cuentan cosas, expresando sentimientos cuento mi historia, pequeñas muestras de mi vida,  lo que veo,  lo que siento.
Y mi mente trabaja, buscando dar forma a las oraciones, tratando de encontrar las palabras justas para formarlas, buscando la mejor expresión para que se entienda.
 Mi corazón desparrama sus sentimientos, los malos y los buenos, los que me llenaron y llenan, los que en algún momento me dejaron un vacio irremediable, todos ellos son los que expreso.
Y seguiré, llenando de letras bailarinas mi cuaderno, formando con ellas palabras, palabras simples que en simples frases puedan narrar todo esto que viví y sentí, todo esto que vivo y siento y seguramente todo lo que viviré y sentiré.
No sé si alguna vez llegará más allá, no sé si serán leídos por muchos más de los que ahora los leen, yo solamente sé que las palabras salen de mi y solas se acomodan en este cuaderno llenando poco a  poco sus hojas.


 

 
 
UN DOLOR AGUDO







Un dolor agudo,
Como puntas de flechas,
Atraviesa mis entrañas.
Un dolor que me paraliza,
Al saber lo que allí dentro pasa.
Llegas a la vida
Sin fuerzas para tomarla
Y te vas de ella dejándome sola con mis lágrimas.
Y el dolor agudo,
Como puntas de flecha,
Ahora se traslada a mi alma.
Y duele allí
Al saber que adentro mío estabas.
No pudiste tomar tu vida
Y yo con gran dolor
Sentí como de mi cuerpo te escapabas
Dejándome sola con mis lágrimas.
Y recuerdo cuando te fuiste,
E imagino lo que habría sido
Si hubieses podido
Tomar la vida que te daba.





MI ALMA





La edad la determina el alma. Si, esa es mi convicción.
¿Quién puede decirnos si somos jóvenes o viejos?
Es que ¿existe un parámetro para medirnos?
Creo que no. Si se guían por el cuerpo cansado de arrastrar el dolor y los malos momentos de la vida pues bien, ahí sí, me declaro mayor. Pero si se guían por el alma, ahí no, mi alma quiere seguir viviendo y por mucho tiempo más. Es que ella perdió el tiempo padeciendo algunos dolores y esta empecinada en mantenerse joven.
Ella es atemporal y puede manejar su plan como más le guste. Yo la dejo que sea libre,  ya paso el tiempo de ser alma apenada, dominada por el dolor, con su mueca de tristeza, con los ojos cansados de llorar.
En esa región del alma, ahora deja que el sufrimiento la invada por momentos nada mas, pero no le da tiempo a que se le instale del todo y cuando siente que la invade, corre presurosa a buscar consuelo y lo encuentra en un mínimo afecto, una sonrisa que roba por allí, una mínima caricia, un suave beso. Eso es suficiente para ella y si la pena es más profunda la transforma en palabras, palabras que queda marcada en e l papel como una forma de descarga y es así que mi alma, mi espíritu sigue siendo joven y mi cuerpo solamente sirve para transportarla.  Llevarla por ahí a descubrir todas las almas de las cosas y la gente linda que la rodean.


 


 
MIS ESTADOS





Mis estados de ánimo son cambiantes,  mis presentimientos vienen y van, puede invadirme una inmensa angustia que me lleva al llanto sin motivo o una gran alegría acompañada de carcajadas.
En la búsqueda de ayuda y explicación solo comprendí que soy así, que el sentir es lo único que yo no puedo manejar y que debo dejar que el me domine y es así que me dejo dominar.
Lloro abiertamente, porque sé que las lágrimas limpian mi alma, rio abiertamente, porque sé que las carcajadas son los que mantienen joven mi espíritu.
Pido abrazos y doy abrazos a mis afectos, porque sé que eso me calma.
Aprendí, a los golpes, que los sentimientos hacia otros existen o no y si no están no se debe forzar su búsqueda.
Se quiere con el corazón y no con el cerebro y me arrepiento de no haberlo descubierto antes porque a lo mejor mi vida podría haber sido distinta. 
Tantas cosas que calle, tantos secretos guardados, tantos sentimientos no expresados, llantos contenidos, risas soltadas, momentos vividos que tanto daño le hicieron a mi cuerpo y a mi alma.
Y ahora lo sé, lo expreso y soporto mis sentimientos. Los que me llevan de la lágrima a la risa, pero ya con total libertad los dejo salir espontáneamente porque en definitiva, en verdad, y como me dijeron son ellos los que ahora me dominan.


 


 
ESTUPIDA DECISIÓN




Encerrada en la oscuridad de la mente, en ese negro profundo del pensar, allí donde ya no hay ni un solo pequeño rayo de luz, la esperanza desapareció.
Todo es desolación, tristeza, angustia. Ya no llegan los sentimientos. 
Todo es tan oscuro, tan negro, tan negativo, es que ya no siento, ya no puedo dar nada porque ya nada tengo. Ya no puedo recibir nada más porque ya no siento.
Ahora soy simple cuerpo, mi espíritu y mi mente ya no funcionan, algo los apagó, algo ocurrió sin que me diera cuenta, quizás tanto sufrimiento me colmó y ahora, con una coraza construida a mi alrededor, trato de protegerme de más dolor.
Y acá estoy, viviendo la vida como si no fuera mía, sintiéndome un sentimiento y una mente dentro de otro sentimiento y otra mente que no me pertenecen.
Me miro al espejo y no soy yo, me siento ante mi taza de café y pienso en un solo fin para el dolor, por primera vez el egoísmo se apodera de mí.
Debo pensarlo bien, tiene que funcionar, debe ser una sola vez y con resultado esperado.
Bien, ahí está el frasco, ese pequeño frasco tiene la solución que busco. Y mi mente oscura ahora trabaja en algo oscuro, realiza precisos cálculos, cantidad, tiempo del efecto, momento preciso del resultado esperado.
Pero de pronto algo ocurrió, el sentimiento, el bendito o no sentimiento, interviene y me muestra escenas impensadas y me invade la culpa y el egoísmo se disipa y ahora un pequeño rayo de luz puede entrar. ¿Pero cómo es posible? ¿Cómo puede ser que algo tan minúsculo como un segundo pueda convertirse en el tiempo más importante para decidir viajar o no al mas allá? 
Y ahora lo veo, después de un tiempo y en verdad creo que esa fue la decisión más difícil y estúpida que en mi vida me propuse tomar.


 


 
 
COLLAR DE VIDA





Una idea,
Un recuerdo,
Un sentimiento, 
Uno a uno,
Poco a poco,
Se van sucediendo.
Se enhebran como cuentas
En un collar de perlas
Y me muestran, así como soy
Me muestran desnuda en alma y cuerpo.

El collar de mi vida
Es todo lo que cuento, 
Perlas blancas, perlas negras
Una a una se van sucediendo.
Perlas guardadas,
Cargadas de sentimientos,
Cargadas de historias,
Cargadas de lo malo y lo bueno.

Y ahora,
Y aquí,
Simplemente lo muestro.
Yo sé quién soy,
Algunos saben quién soy,
Otros me van descubriendo.
Es mi historia,
Mi simple historia,
De mi simple vida
Enhebrada en un collar
De perlas blancas y negras.
Transformadas en palabras
Dibujadas en un papel
Solo eso,
Es lo que cuento.




 
HAY UNA HERIDA





Hay una herida difícil de quitar, una herida que abarca el cuerpo, el alma, la mente, que se manifiesta en cada órgano, en cada centímetro de piel tocada sin consentimiento.
Una herida que acompaña y marca el momento en que ocurrió aquello que no se desea.
Una herida que se comparte en silencio entre aquellos que la llevan.
Que marca los límites de lo posible e imposible para amar.
Que se manifiesta en aquél momento en que solamente se desea gozar.
Que acompaña persistentemente sin querer cicatrizar.
¿Pero llegará el momento en que esa herida deje ya de molestar?
¿Pero será posible que ese momento exista?
Y si, al final llega, llega de la mano de aquel que toca sin lastimar, que acaricia con amor, que ama sin forzar, que respeta nuestras decisiones de dejarnos amar, que entiende el dolor de esa herida tan profunda y desea curar con amor.
Solamente cuando nos entregamos al verdadero amor sabremos que eso fue el pasado, un pasado del cual no tuvimos culpa, maldito momento no buscado ni deseado, con un único actor y autor que nos desvalorizó y nos hundió en la desolación.
Pero llega el momento en el que el deseo que revertirá la situación se hace posible y es el momento en el que el gozo es nuestra propia decisión.


 


 
ASÍ SE HIZO EL SILENCIO






Un día les pregunté algo y no obtuve respuesta. Y llegó el silencio, los días pasaron y la promesa de después te llamo y hablamos se fue con ellos. Y los días se transformaron en semanas, las semanas en meses y el tiempo pasó, sin noticias. Sin saber nada. Y no sé porque no me sorprendió.
Es que yo en el fondo sabía que mi decisión tomada llevaría a eso, al silencio, que no sería respetada ni aceptada y el silencio se hizo.
Y lo extraño fue que no me causó dolor, no me preocupó, es que en alguna parte de mi sabía que esto pasaría. Yo soy distinta a ellos, no pienso igual, me crié de otra manera, en otro lugar, y ellos nunca me conocieron.
Era la rara de la familia, la del pensamiento distinto, la más preocupada por los sentimientos, la que escondía, siempre que podía, su apellido para no ser comparada, a la que no le preocupaba el origen de los demás, la que en su familia no era bien aceptada. No respondía a lo que ellos me imponían.
Nunca conocieron mis historias de amor, no supieron de mi dolor ni se dieron cuenta que algo me pasaba, jamás notaron que alguien a mis dieciséis años me convirtió en adulta sin yo quererlo.
Y ahora ya estoy sin familia y no me pesó ni me pesa, lo único que causa dolor es el pensar en si es bueno o malo no sentir y me convenzo que en verdad no es malo porque el sentimiento debe ser recíproco para que sea verdadero.
Aún ahora, ya adulta, ellos siguen ignorando mi historia, tuvieron una hija a la que no conocieron y ya es tarde, el tiempo jamás vuelve atrás y yo tampoco deseo mover las agujas del reloj en el sentido opuesto.



 

 
HERMOSA VIDA




El día deja pasar a la noche
Y la noche al día
Y así transcurre mi vida
Entre días y noches
Entre noches y días
Así transcurren mis sueños
Sueños que le dan razón de ser a mis días
Días plenos a veces de amargo dolor
Días plenos otras veces de hermosas alegrías
Pero todo ello sumado
Hacen que mi vida sea eso
Simplemente mi hermosa vida
Mi hermosa vida
Transcurrida entre llantos y sonrisas



 
PARA MI HIJO




Un día nos llega una personita a nuestras vidas, una cosa chiquitita, hermosa, y nos convierte en padres. ¡Padres! ¿Y ahora qué hago? Y aprendemos con ellos, bueno, a costa de ellos, cometemos algunos errores, sentimos impotencia porque no habla y no sabemos qué le pasa, lo mimamos, lo malcriamos, nos enojamos, caminamos como zombis porque no nos dejan dormir y finalmente nos convencemos diciendo:  bueno, ya va a crecer y todo va a mejorar.
Y sí, ya creció, pasamos la infancia, las fiestas infantiles, jugamos, nos reímos, nos enojamos, lloramos con sus logros y seguimos sin dormir cada vez que le daba fiebre, obviamente siempre de madrugada.
Y esa cosita chiquitita siguió creciendo y nosotros con ella, pero eso pasó para los demás, para nosotros, padres, todo sigue igual, sigue siendo nuestra criaturita, seguimos jugando con él, nos seguimos riendo
Ahora habla pero tiene un piercing en la boca o un eterno chicle o la ortodoncia, en fin aun no le entendemos lo que dice y ahora sale de noche por lo que nosotros seguimos sin dormir o sea andamos por la vida como zombis.
Es nuestro hijito, nuestra criaturita y la amamos con todas nuestras fuerzas y lo seguimos malcriando cada día más y constantemente lo molestamos para hacerle saber que estamos acá con él.
Te amo hijo, sos todo para mí, pero por sobre todas las cosas sos mi hijo.


 


 
Y EL DOLOR VA Y VIENE.




Es una puntada en el corazón que se dispersa por todo el cuerpo, invade cada milímetro de mi ser.
Dolor profundo, que lastima, trato de evitarlo, busco la forma de sacarlo, pero él sigue empecinado en un eterno ir y venir.
Son los recuerdos, que como destellos vienen, que duelen y vuelven a lastimar casi como la primera vez y temo, a veces temo volver sin quererlo a esa zona oscura de mi mente que me hace perder todos mis sentimientos y con la fuerza, la poca fuerza que me queda en ese momento trato de despejarlo. 
Seguir adelante es mi única meta y hacia ella, a veces con gran esfuerzo, me dirijo.
No sé si el fin esta cerca o lejos ¿es que alguien me lo podría decir? Lo único que sé es que mi alma por momentos pide paz, es que mi cuerpo pide un descanso de tantos dolores que el dolor le provoca.


 

 
VIDA EN PÁNICO






¿Cuándo llegará el fin?
Estoy aquí sentada, no hay gente alrededor, pero no sé cuánto va a durar.
La mente es extraña y cada mente es única. Podemos encontrar ciertas coincidencias pero nada más.
Uno desea explicar lo que le pasa, pero no se puede, cuando lo hace lo miran como marciano y lo invaden de preguntas: ¿pero vos que sentís? ¿Pero cómo puede ser? ¿Pero te pasa solamente ahí? ¿Pero y cómo salís? ¿Consultaste? ¿Tomas medicamentos? y así en una lista infinita, son tantas y tan variadas que uno se siente peor de lo que estaba.
Finalmente la respuesta para cerrar el bombardeo es: mirá solamente lo entiende quien lo pasa, siento que me voy a morir, el aire no entra a mis pulmones, no soporto el lugar, ni la gente, puede pasar al aire libre o en un lugar cerrado, tomo medicamentos, hago terapia, pero eso solo mitiga.
Y así es, eso es el maldito ataque de pánico, pero como a todo lo malo hay que buscarle algo bueno, podemos decir que es la excusa perfecta para no ir  a donde no queremos :), ayuda a lograr una práctica de autocontrol de nuestra mente y de nuestro cuerpo para poder ir afrontando las situaciones traumáticas y más serias aún y sin ser vanidosos ayuda a sentirnos orgullosos de nosotros mismos, porque cada vez que vamos a esos lugares "prohibidos" por nuestras mentes o hacemos ese "algo" que no podemos hacer es una nueva batalla ganada y en verdad deberían darnos una medalla.
Por eso si padecés de pánico no estás solo/a, somos muchos, somos valientes, sobrevivientes de cada situación, yo hace muchos años que sobrevivo y acá estoy y si sos alguien que conoce una persona que sufre de ataque de pánico no lo bombardees a preguntas, simplemente alentalo, elogialo por el logro que tuvo, esa es la mejor y más grata manera de ayudarnos, no somos ni locos ni marcianos, no somos violentos, no contagiamos, no somos bichos raros, simplemente sufrimos del desgraciado ataque de pánico!! (Pueden reemplazar el desgraciado por otras palabras :) )


 


 
SE SUPONÍA (ELLOS ERAN MIS PADRES)






Se suponía que serían mi apoyo, mi compañía, que compartirían mis tristezas y alegrías, que cuando los necesitara allí estarían, se suponía, se suponía, se suponía.
Pero no, todo quedó en suposición. Un día en medio de la tormenta se alejaron, me dejaron sostenida en una endeble tabla y partieron para no volver.
Yo pensé que volverían, que algo les había pasado y que luego de pensarlo regresarían y estarían aquí y todos los días yo suponía, pero no, la suposición no se asemeja a la realidad.
Y aquí estoy, sigo de pie, con mi vida y ya no presumo nada, ahora camino mirando hacia adelante.
Ya está, ya fue, todo lo que debían hacer no lo hicieron. Pero hay alguien superior que en el medio de la tormenta y la inundación coloca más tablas y troncos, algunos conocidos, otros nuevos, algunos más lejanos y otros más cercanos y yo me aferré a cada una de ellos y ahora floto tranquila.
Descubrí que lo que simplemente hay que hacer es vivir, solamente vivir minuto a minuto sin suponer que alguien hará algo que debería hacer, porque como dice la canción "la vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida" y yo de ahora en más, para bien o para mal me dejo sorprender cada día.


 



 
VIDA: GRAN ROMPECABEZAS





La vida es una caja con un gran rompecabezas. 
Cada momento vivido es una nueva ficha que termina dentro de la caja hasta que un día algo nos pasa, ahí la sacamos, limpiamos el polvo que acumuló con los años, despejamos una gran mesa y desparramamos en ella cada una de sus piezas.  Grandes sorpresas se develan ante nuestros ojos, algunas agradables, momentos felices, otras no tanto, pero todas encajan a la perfección y la verdad se va presentando ante ellos, por momentos causando gran dolor, impotencia, bronca, podemos sentirnos engañados, manipulados, despreciados, pero al final, cuando el rompecabezas está armado es cuando entendemos todo, comprendemos lo incomprensible, reaccionamos, sacamos lo bueno y lo malo.
Debemos mirar bien, analizar pieza por pieza y al final decidir seguir adelante, con la convicción que la decisión tomada es la única que vale y que pase lo que pase es lo que nosotros decidimos y esto es lo más importante, de lo que nunca nos vamos a arrepentir.
Yo ya lo decidí, pongo fin a esta parte de mi rompecabezas, sigo adelante con mis decisiones, con mi vida, con mi gente, lo guardo en su caja nuevamente e inicio una segunda etapa, un nuevo rompecabezas.
En definitiva, esto es la vida y hay que vivirla de la mejor manera y con la mejor gente.




 
| Más






Leer
No se permite la reproducción parcial o total, el almacenamiento, el alquiler, o la transmisión de los texto y algunas ilustraciones de las publicaciones de este blog, en cualquier forma o por cualquier medio, ya sea electrónico o mecánico, mediante fotocopias, digitalización u otros métodos, sin el permiso previo y escrito del administrador.








  Montaje creado Bloggif